El “Teatro se Vive en Colina” una vez más fue todo un éxito

Enero 15, 2018

Esta semana se dio inicio a la temporada de “El Teatro se Vive en Colina” actividad que lleva más de 10 años realizándose de forma gratuita para todos los vecinos y que convoca a las mejores obras de la cartelera nacional.

El puntapié inicial lo dio la obra “Papis en Vivo” protagonizada por los actores de la popular telenovela chilena “Señores Papis”. No había duda que la actividad cultural sería todo un éxito, tanto así que la Plaza de Armas de Colina, no dio a vasto de vecinos, aun así, todo se dio con mucha tranquilidad. “Esto es una tradición. Llevamos muchos años viviendo esto y cada vez viene más público a presenciar este festival de teatro que hacemos durante enero. Esta vez vino mucha familia”, contó Mario Olavarría, Alcalde de Colina.

Pero el derroche artístico organizado por la municipalidad de la comuna, no llegó hasta ahí, porque la segunda jornada teatral estuvo a cargo de “Adulterios”, obra  del aplaudido director Woody Allen, que narra los líos amorosos de dos parejas de amigos. La puesta en escena fue atractiva y realista por lo que mantuvo al público expectante en todo momento y como no, si fue protagonizada por un gran elenco. “No deja de ser una puesta en escena realista sin embargo, quise incorporar una pincelada de teatralidad que creo que el público la percibió correctamente”, comentó Luis Ureta, Director de “Adulterios”.

Pero no todo fue arte para adultos “El Teatro se Vive en Colina” presentó en su tercera jornada de día martes la obra circense y musical llamada “Mozart, el Niño Monstruo” montaje preparado por la compañía de teatro “Apasiona” que recorre la vida del pianista de una manera lúdica y emocional. “La música eleva a los niños y a los adultos. A parte, la obra tiene mucho humor y bordea lo circense y grotesco porque Mozart era así, grotesco y eso a los niños les encanta”, señaló Miguel Ángel Bravo, Director de la obra.

En la cuarta noche de teatro el miedo se hizo presente en Colina porque “Ana Frankenstein”,  se presentó no sólo entregando una noche de terror sino que también, dando un claro mensaje de inclusión, tema prioridad para las autoridades de la comuna. El público asistente  agradeció la presentación gratuita. “Me gustó la obra y encuentro buenísimo que sea gratis porque no todos tenemos la posibilidad de ver teatro y a grandes actores. Encuentro muy buena la idea”, dijo Jocelyn Fuentes, Vecina.

“Me Cargan los Optimistas” comedia entrañable, mordaz y emotiva protagonizada por Julio Young se presentó la noche del jueves a tablero vuelto. La presentación teatral sin dudas fue todo un éxito que se vio reflejado en la gran cantidad de colinanos, que llegaron a la Plaza de Armas. “Esto estuvo como nunca. Hace años que el teatro es un éxito asegurado pero la verdad que hoy se desbordó. Estamos muy felices por eso. La verdad es una maravilla”, declaró Rodrigo Opazo, Director del Centro Cultural de Colina.

Y llegó el esperado viernes teatral porque  fue el turno de las féminas y en el escenario se presentó “Confesiones de mujeres de 30” que da cuenta de lo que les pasa al género femenino, en una edad en la que por, presión social, todo deber ocurrir “ahora o nunca”.

El sábado como último día los colinanos se juntaron para apreciar “El Evangelio Según San Jaime” comedia con gusto a picardía y cueca chora que desarrolla la historia del paso de Cristo por la Tierra, anclándola en el imaginario popular chileno. Todos disfrutaron y rieron mucho de esta puesta en escena. “Fantástico por todas las personas que han venido y disfrutado. Yo creo que toda la gente se rio y lo pasó bien, hubo muchas risas. Detrás de mí habían dos señoras que gozaron bastante así que, todos lo pasamos bien”, expresó el Alcalde.

Así finalizó la temporada del “Teatro se Vive en Colina”. Fueron 7 noches de risa, emoción, melancolía y aprendizajes que sin dudas cada vecino lo vivió de  distintas formas pero con el mismo pensamiento de gratitud, hacia nuestras autoridades que brindan momentos inolvidables, entretenidos y gratuitos con el fin de que nadie quede ausente del buen verano que se vive en Colina.