Educadoras de Párvulos de Colina celebran su día con carros alegóricos y disfraces

Diciembre 1, 2017

Como cada 22 de noviembre, desde el año 1991, se celebra en Chile el día de la Educación Parvularia y del Educador de Párvulos, fecha que conmemora la creación de la primera Escuela de Educación Parvularia en la Universidad de Chile, en el año 1951.

En el marco de esta celebración las educadoras de párvulo de Colina quisieron festejar su día de una manera especial, se disfrazaron, junto a sus pequeños alumnos y apoderados, saliendo a las calles en una caravana de carros alegóricos que representaban un cuento,  para compartir esta felicidad junto a la comunidad.

“Hoy representamos cuentos y toda la familia, los educadores y los técnicos trabajaron para que esto saliera lindo. No me queda más que felicitarlos a todos por este gran homenaje que los niños y los técnicos le ofrecen  a sus tías educadoras, que también son el pilar fundamental, para que ellos se guíen en este comienzo de la educación”, comentó María Eugenia Andaur, Coordinadora de Jardines Infantiles Junji.

Esta actividad está dedicada también a reconocer la labor que cumplen los educadores de párvulos y el importante rol que cumplen estos profesionales en el sistema educativo chileno. Cabe mencionar que desde el 5 de noviembre de 2013 el Senado aprobó de forma unánime la reforma constitucional que hace del Kínder un nivel educativo obligatorio, lo que hizo que los profesionales de párvulo tuvieran aún más importancia en la educación del país. “Los educadores de párvulo son los pilares fundamentales para el futuro de Chile. Están formando niños para que sean buenos ciudadanos con valores. Las tías son muy creativas y amorosas que toman a los niños desde los 6 meses y llegan después al colegio con una base importante”, señaló María Eugenia Andaur.

Como siempre, en las diversas actividades que realiza Colina, los niños son los mayores beneficiados ya que disfrutan al máximo; aprovechando de correr, jugar, hacer deporte y compartir de manera distinta con sus compañeros y padres. “Esta actividad es muy entretenida ya que los niños salen de la rutina. Es muy buena porque les hacen realizar deportes y bailar y así se divierten”, dijo Verónica Viera, apoderada de la Escuela Santa Teresa del Carmelo.

El rol de una educadora de párvulo es ayudar a los niños a desarrollarse en forma integral, sabiendo que los primeros años de los pequeños son relevantes, no sólo por el hecho de ser los primeros, sino que porque son la base para los años que vendrán después. En Colina la labor de estos profesionales es siempre muy bien evaluada. Es por estos motivos que, se celebró en grande y junto a los vecinos para que nadie olvide la importancia de aquellas “tías” quienes nos ayudan a dar nuestros primeros pasos.