Consejos prácticos para no subir de peso durante el invierno

Julio 9, 2018

El aumento de peso es una de las consecuencias de la temporada de invierno. El clima frío nos lleva en muchos casos a suspender la actividad física y a consumir un mayor número de calorías, porque hay un gasto energético mayor.

Es en esta temporada donde aumenta de forma considerable el consumo de algunas comidas típicas como las empanadas, sopaipillas, dulces, chocolates, además masas y alimentos ricos en grasas. Y aunque todo eso suene muy apetitoso y tentador, si excedemos el consumo, no solo aumentaremos de peso, sino que ponemos en riesgo nuestra salud.

Así lo señaló la nutricionista Camila Espinoza, del Centro de Salud Familiar, CESFAM Colina. “Una de las razones por las cuales las personas aumentan de peso es porque debido al frío, se disminuye el consumo de frutas, verduras y de agua. Una de las recomendaciones que podríamos dar es que hay que mantener el consumo de verduras, se pueden hacer tortillas, budines, también podemos incluirlas en guisos o en sopas, incluir hartas sopas”, indicó.

La especialista en nutrición también recomienda no bajar la ingesta de líquidos, por el contrario, invita a ingerir abundantes infusiones, té y agua de cocción de frutas. En cuanto al consumo de verduras, frutas y legumbres, aconseja consumir tres frutas y dos verduras al día, y legumbres dos veces por semana.

Aunque es aceptable disfrutar de la comida, se invita a hacerlo siempre con moderación. En ese sentido, la nutricionista destacó que lo más importante en esta temporada es mantener las porciones y no exagerar con el aporte extra de calorías. Según especialistas, solo se necesita entre 100 y 150 calorías adicionales a lo que una persona consume normalmente.

“En este tiempo se consumen hartas carbonada, charquicán, cazuela, se recomienda que sea una taza pequeña de té, de las antiguas que son 200cc; una taza y media máxima de los secos; la sopa se puede consumir lo que se desee, pero lo que es seco: la papa, la carne, el zapallo y el choclo, tiene que ser máximo una taza o taza y media”, precisó.

Todo esto debe ir acompañado de una práctica de actividad física de por lo menos media hora al día. Caminar, andar en bicicleta o planificar rutinas bajo techo cuando el clima esté muy frío, es lo ideal.

Otra recomendación valiosa de la especialista es sustituir los dulces por los frutos secos.

Tome en cuenta que el aumento de peso en la temporada de invierno es en promedio de 2 a 3 kilos, pero esto varía en cada caso. Quienes se descuiden pueden subir mucho más.