• 20/junio/2023

Aprendamos a usar bien nuestras urgencias

52662688357_2927fdbe6c_o


Nuestros servicios de urgencia a nivel comunal, funciona con el sistema de categorización de pacientes que rige en todo el territorio nacional.

La Categorización de urgencia de los pacientes, es un sistema que permite clasificar a las personas que acuden a los servicios de urgencia según su riesgo vital, priorizando siempre a los que requieren de atención inmediata.
Es por ello que el Ministerio de Salud ha establecido 5 categorías distintas, para adultos y niños, que se utilizan en todas las unidades de emergencia en el país.

En total hay 5 categorías, estas son:


Categoría C1: Emergencia vital. Es cuando el paciente requiere de atención inmediata, ejemplos son: paros cardiorrespiratorios, quemaduras severas, intoxicación, infartos, convulsiones, etc.

Categoría C2:Alta Complejidad. El paciente no puede esperar más de 30 minutos por su atención, ejemplos son: quemaduras en cuello o genitales, pérdida repentina de conciencia, descompensación, etc.

Categoría C3:Mediana Complejidad: La atención debe ser antes de 1 hora y 30 minutos, ejemplos: Crisis de hipertensión, subidas y bajadas de presión, fracturas, contusión múltiple, etc.

Categoría C4: Baja Complejidad: El tiempo de espera puede alcanzar las 3 horas y ya no tiene la etiqueta de “urgente”, ejemplos: cuadros respiratorios, cuadros gastrointestinales, etc.

Categoría C5: Atención General: El tiempo de espera estará determinado por la demanda del momento. Pacientes sin urgencia vital, ejemplos: Amigdalitis, picaduras de insectos, curaciones, estado gripal, etc.


Es importante recalcar que los pacientes C4 y C5 deben acudir al consultorio o posta correspondiente de su sector y solicitar hora con médico o recurrir directamente al SAPU.


Recuerda que no saturar los servicios de urgencia y saber cuándo es necesario acudir a ellos, es tarea de todos.